Las claves de una arquitectura limpia, verde y sostenible

Este es un país afortunado por tener una enorme cantidad de horas de luz, lo que nos lleva a pensar en una forma más consciente de aprovecharlas a la hora de proyectar viviendas, edificios y ciudades más verdes.

Características como el aprovechamiento de las horas de luz y la reducción del consumo eléctrico se ven potenciadas cuando los espacios de trabajo o zonas de reunión se ubican junto a grandes ventanales. 

La utilización de materiales con un bajo contenido de sustancias nocivas que evitan el progresivo calentamiento global, o la reutilización de aguas grises y pluviales que ayudan en la eficiencia en el uso del agua son aspectos de estudio importante. Y ni qué decir sobre las zonas de energía solar fotovoltaica en cubiertas o tejados, que permiten aumentar aún más el ahorro energético.

Algunos de los estándares que un edificio debe reunir para ser ecológico, son:
  • Emitir menos contaminación o gases de efecto invernadero.
  • Reducir el consumo de agua y energía.
  • Costos operativos más bajos y valores de activos más altos.
 

Para lograr estos objetivos, en el proceso creativo y de construcción arquitectónica podemos implementar diversas medidas:

  • Integrar energías renovables con sistemas fotovoltaicos en las edificaciones.
  • Instalar bombillas de bajo consumo y sensores de movimiento.
  • Usar sistemas de automatización y control de temperatura centralizado.
  • Utilizar equipos de aire acondicionado eficientes, ya que pueden reducir las facturas de electricidad hasta en un 30%.
 
Y en el día a día, tanto en las oficinas como en los hogares:
  • Producir menos desperdicio al reducir el uso de papel y de plástico (una de las mayores fuentes de desperdicio) o elementos de reciclaje.
  • Utilizar equipos electrónicos eficientes, desde ordenadores e impresoras, hasta electrodomésticos, que se apagan por la noche y los fines de semana.
Proyección y liderazgo sostenible

El sector de la construcción demanda un cambio orientado a una forma de proyectar, construir o rehabilitar edificios y construcciones residenciales más eficientes, poniendo el foco en el consumo energético casi nulo, dando cumplimiento a las nuevas directrices que aplican en toda la Unión Europea. 

Podemos ver la apuesta por esta nueva realidad en algunos de los edificios más sostenibles en nuestro país. Entre ellos, las Oficinas de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EQUIPO), ubicadas en Alicante, considerado el edificio más sostenible de España. Y el Complejo Platinum BCN, el cual logró 101 puntos dentro del programa LEED, siendo el único proyecto del mundo en lograr esta puntuación y por ello, posiblemente el edificio más sostenible del mundo. Está ubicado en Barcelona, posee una superficie de 36.801 m2 y fue diseñado y desarrollado por GCA Arquitectes.

Otro ejemplo de edificación sostenible en nuestro país es el AA81 de Torre Rioja Madrid, certificado con LEED Platinum. O la Torre Iberdrola en Bilbao. Esta última posee la certificación doble platino LEED (en España y Europa) y es obra del arquitecto Cesar Pelli. Fue el primer edificio sostenible que consiguió este logro además de ser uno de los edificios sostenibles más simbólicos de España.

El financiamiento privado y especializado es una ayuda para que la tecnología verde esté más disponible tanto en ciudades como en residencias y edificios privados. De esta manera, seguiremos creciendo y nuestro país, que ahora está posicionado entre los diez más comprometidos con el medio ambiente, podrá ofrecer mejores soluciones combinando sostenibilidad y confort a particulares y a empresas.

Juntos, continuaremos en la lucha hacia un planeta más verde, ofreciéndote las mejores soluciones.